top

17/09/2010

Necronomicon

Fuente: Wikipedia

El Necronomicón (en griego νεκρονομικόv) es un grimorio (libro mágico) ficticio, ideado por el escritor estadounidense Howard Phillips Lovecraft, uno de los maestros de la literatura de terror y ciencia ficción.

El Título

La etimología de Necronomicón es más transparente de lo que suele creerse. Aunque la forma no está testimoniada en griego antiguo, se trata de una construcción análoga a adjetivos comunes como ἀστρονομικός (astronómico), o οἰκονομικός (económico). Estos adjetivos están formados por tres elementos: Un lexema (ἀστρο-, οἰκο-, νεκρο-) + el lexema νόμος ('ley, administración') + el sufijo -ικος, sin significado, que sirve para formar adjetivos. Así pues, astronómico significa etimológicamente "relativo a la ley u ordenación de los astros"; el neologismo necronómico sería "relativo a la ley (o las leyes) de los muertos".

Cuando estos adjetivos se ponen en neutro singular (ἀστρονομικόν) o plural (ἀστρονομικά), adquieren un valor genérico: en el ejemplo, "lo relativo a los astros", "las cosas relativas a la ordenación de los astros". Necronomicón, neutro singular, es por tanto "(el libro que contiene) lo relativo a la(s) ley(es) de los muertos", del mismo modo que el Astronomicon del poeta latino Marcus Manilius (s. I d. C.) es un tratado sobre los astros.

En una carta de 1937 dirigida a Harry O. Fischer Lovecraft revela que el título del libro se le ocurrió durante un sueño.[1] Una vez despierto, hizo su propia interpretación de la etimología: a su juicio significaba «Imagen de la Ley de los Muertos», pues en el último elemento (-icon) quiso ver la palabra griega εἰκών (latín icon), «imagen».[2]

Descripción

Según H.P. Lovecraft, el Necronomicón es un libro de saberes arcanos y magia ritual cuya lectura provoca la locura y la muerte. Pueden hallarse en él fórmulas olvidadas que permiten contactar con unas entidades sobrenaturales de un inmenso poder, los Antiguos, y despertarlas de su letargo para que se apoderen del mundo, que ya una vez fue suyo.

Se supone que esta dividido en cuatro libros:
Libro Capítulos Descripción
I

42
Cuenta las grandezas de los Primigenios y sus legiones; y el esplendor de los Dioses.
II

19
Habla sobre lo acontecido en el año de la muerte y el temido Nyarlathotep.
III

36
Narra acerca de la magia, de sus rituales, y secretos.
IV
Aquí se describe lo escrito en el Libro del Destino, que anuncia lo que sucederá en la sagrada Orden.

Quizás la cita más famosa del Necronomicón en la narrativa de Lovecraft es ésta:

«Que no está muerto lo que yace eternamente, y con los eones extraños incluso la muerte puede morir».

El Necronomicón aparece en gran parte de los escritos de Lovecraft, que cita también otros libros de magia, como De vermis mysteriis (en latín, "Sobre los misterios del gusano") y Le culte des goules (que en francés quiere decir "El culto de los gules"), atribuido al Conde D'Erlette (un guiño a August Derleth, miembro del "Círculo de Lovecraft"). Otros de los libros, reales o no, que aparecen en las ficciones de Lovecraft son: los fragmentos o manuscritos pnakóticos; Image du Monde, de Gauthier de Metz y "El gran dios Pan" de Arthur Machen.

Orígenes

En el año 730, en un lugar recondito llamado Damasco, fue escrito un libro conocido con el nombre de Al-Azif ("el murmullo de los demonios"), Azif es una palabra árabe que designa un ruido nocturno (producido por insectos) que se supone que es el aullido de los demonios. Al-Azif posteriormente sería traducido por el griego Theodorus Philetas con el nombre o título de Necronomicon (El Libro de los Muertos).


Este libro,que posteriormente se haria famoso,fue escrito por Abdul Al-Hazred ("El Adorador del Gran Devorador" o "El Arabe Loco"), un poeta que visito las ruinas de Babilonia y los subterraneos de Menfis y paso 10 años en el desierto de Roba el-Khaliyeh y en el del Dahna. Posteriormente paso sus ultimos años de su vida, en Damasco, donde escribio el Necronomicon (Al-Azif), este decia que habia visto la famosa Irem("La Ciudad de los Pilares"), y adoraba a unas entidades desconocidas llamadas Yog-Sothoth y Cthulhu. Este, segun dicen fue devorado por una "criatura invisible" en pleno dia, despues de escribir el Necronomicon.


La primera traduccion del libro, fue la del griego Theodorus Philetas en 950, con el titulo de "Necronomicon".Posteriormente se realizaron traducciones de esta, pero naturalmente, el libro original,es el que tiene mayor valor, ya que la traduccion griega no fue "muy exacta".Solo existen dos copias del libro original:

* La 1º se encuentra en la "Universidad de Miskatonic" (Arkham)
* Y la 2º se encuentra en nuestras manos.

* Estas dos copias, se realizaron del libro original, sin ningun tipo de fallo, conservando el lenguaje original del libro.


Abdul Alhazred, fue un poeta loco de Sanaá, en Yemen, que se dice que vivió durante el periodo de los califas omeyas, alrededor del 700 A. D. Visito las ruinas de Babilonia y los subterráneos secretos de Menfis y paso diez años solo en el gran desierto del sur de Arabia - el Roba el Khaliyeh o el "Espacio Vació" de los antiguos- el desierto de "Dahna" o "Crimson" de los árabes modernos, del que se dice que esta habitado por espíritus "protectores" malignos y monstruos de la muerte. Sobre este desierto cuentan extraños y maravillosos milagros aquellos que pretenden haberse internado en el. En sus últimos años Alhazred vivió en Damasco, donde escribió el Necronomicon (Al Azif) y donde se cuentan terribles historias sobre su muerte o desaparición definitiva en el 738 A. D. Dice Ebn Khallikan (biógrafo del siglo XII) que fue capturado y devorado por un monstruo invisible a plena luz del día delante de un gran número de testigos paralizados de temor. Se cuentan muchas cosas de su locura. Decía que había visto la fabulosa Irem, Ciudad de los Pilares, y que había encontrado, debajo de las ruinas de un pueblo sin nombre del desierto los sorprendentes anales y secretos de una raza más antigua que la humanidad. Era un musulmán no practicante, adorando a entidades desconocidas a las que llamaba Yog-Sothoth y Cthulhu.


Sobre el año 950 A. D., el Azif, que había conseguido una considerable circulación clandestina entre los filósofos de la época, fue traducido en secreto al griego por Theodorus Philetas de Constantinopla bajo el titulo de Necronomicon. Durante un siglo inspiro algunos experimentos y hechos terribles, hasta que fue prohibido y quemado por el patriarca Miguel. Desde esto solo se oye hablar de el de forma furtiva, pero mas adelante en la Edad Media (1228) Olaus Wormius escribe una traducción latina, y ese texto latino fue impreso dos veces - una en el siglo quince en tipografía gótica (evidentemente en Alemania) y otra vez el siglo XVII (probablemente en España), ambas ediciones carecen de marcas identificativas y se pueden localizar tanto en el espacio como en el tiempo solo mediante pruebas tipográficas. Ambos trabajos, latino y griego, fueron prohibidos por el papa Gregorio IX, poco después de la traducción latina, que llamo su atención. El original árabe se perdió en tiempos de Wormius, como indica en su prefacio, y no hay ninguna pista de la copia griega - que fue impresa en Italia entre 1500 y 1550- desde la quema de la biblioteca de cierto hombre de Salem en 1692. Una traducción al inglés del Dr. Dee no se imprimió nunca, y solo existe en fragmentos manuscritos recuperados del original. Del texto latino existe actualmente una copia (del siglo XV) que se sabe que esta guardado en el British Museum bajo llave, y otra (del siglo XVII) en la Bibiotheque Nationale de Paris. Hay una edición del siglo XVII en la Biblioteca Widener, en Harvard, y otra en la biblioteca de la Universidad de Miskatonic en Arkham. Además de en la biblioteca de la universidad de Buenos Aires. Probablemente existan en secreto numerosas copias, y se rumorea de forma persistente que una edición del siglo XV puede formar parte de la colección de un famoso millonario americano. Un rumor vago concede la conservación de una edición griega del siglo XVI por la familia Pickman, de Salem, pero si realmente la conservaron se desvaneció con el artista R.U. Pickman, desaparecido en 1926. El libro esta prohibido por las autoridades de la mayoría de los países y por todas las ramas de organizaciones eclesiásticas. La lectura acarrea consecuencias terribles. Fue de rumores sobre este libro (que conocen relativamente poca gente del publico general) de donde se dice que R.W. Chambers saco la idea de su novela temprana El rey en Amarillo.


Por otro lado :

En 1927, Lovecraft escribió una breve nota sobre la autoría del Necronomicón y la historia de sus traducciones, que fue publicada en 1938, tras su muerte, como Una historia del Necronomicón.[3]

Según esta obra, el libro fue escrito con el título de Kitah Al-Azif (en árabe: "el rumor de los insectos por la noche", rumor que en el folclore arábigo se atribuye a demonios como los djins y gules) alrededor del año 738 d.C. por el poeta árabe Abdul Al-Hazred (cuyo nombre original podría haber sido Abdala Zahr-ad-Din, o Siervo-de-Dios-Flor-de-la-Fe), de Saná (Yemen). Se dice que Alhazred murió a plena luz del día devorado por una bestia invisible delante de numerosos testigos, o que fue arrastrado por un remolino hacia el cielo.

Lovecraft abunda en datos para hacer verosímil la existencia del libro. Por ejemplo cita como uno de sus compiladores a Ibn Khallikan, erudito iraní o árabe que existió realmente.

También cuenta que hacia el año 950 fue traducido al griego por Theodorus Philetas y adoptó el título actual griego, Necronomicón. Tuvo una rápida difusión entre los filósofos y hombres de ciencia de la Baja Edad Media. Sin embargo, los horrendos sucesos que se producían en torno al libro hicieron que la Iglesia Católica lo condenara en el año 1050. En el año 1228 Olaus Wormius tradujo el libro al latín, en la que es la versión más famosa, pues (siempre según la ficción lovecraftiana) aún quedan algunos ejemplares de ella, mientras que los originales árabe y griego se creen perdidos.[3]


Howard Philips Lovecraft realizó a lo largo de distintas novelas referencias a un libro que según relataba contenía fórmulas mágicas para la invocación de demonios, además de dejar entrever un conocimiento particular de la relación espacio-tiempo. Muchos lectores trataron entonces tratar de localizar una copia impresa de aquel misterioso libro, pero sus resultados fueron infructuosos.


Lovecraft sin embargo ofrecía poco a poco más detalles sobre aquella obra. Así afirmaba que la biblioteca Widener de la Universidad de Harvard atesoraba dentro de una caja fuerte una de las cuatro copias disponibles, puesto que el original fue destruido. Aquel libro fue escrito por el poeta Abdul Al-Hazred durante el siglo VIII. A mediados del siglo X, la obra fue traducida al griego por Theodorus Philetas con el título de Necronomicón, trabajo que realizó en el más absoluto de los secretos, pero que no evitó que el patriarca Miguel tratase de destruir todas las copias sin conseguirlo. En 1228, Olaus Wormius tradujo la obra al latín.

A pesar de la persecución, según Lovecraft se realizaron distintas impresiones en España y Alemania durante el siglo XVII. Hoy, además de la copia de la Universidad de Harvard, quedan algunos fragmentos dispersos en Simancas, y tres ejemplares completos más, una copia del siglo XV que está en la Biblioteca Nacional de París, otra en la Universidad de Miskatonic en Arkham (EEUU) y otra en la Universidad de Buenos Aires.

Sin embargo, Libro de los Nombres Muertos, Necronomicón o Al Azif, uno de los libros más temidos, perseguidos y buscados durante toda la Historia, no existe. Pero sobrevive en la Red, distintos sitios web están dedicados a aquel libro que sacado de la mente de un autor creó una auténtica leyenda que abocaba a distintos investigadores a suplicar el acceso a aquel texto en las universidades en las que se supone se custodiaba. Curiosamente la Universidad de Miskatonic no existe en la realidad, pero sí dispone de página web propia (o varias).

En cualquier caso, la leyenda en torno a este libro no nos debe de sorprender, ya que no se trata de un hecho aislado. Muchos son los libros que citados por distintos autores que no existen ni existieron (Como Los Protocolos de los Sabios de Sión), aunque tampoco hay que ir a la rama ocultista para encontrar enigmas de este tipo como es el caso del Segundo Libro de Poética de Aristóteles de El nombre de la rosa.

Como una curiosidad más, en la Universidad de California se descubrió en el Archivo de la Biblioteca General una ficha muy bien elaborada sobre un ejemplar del Necronomicón. ¿Un bibliotecario gracioso?
[editar] Ficción verosímil

El Necronomicon (El Libro de los Muertos), fue concebido para dar a conocer toda clase de informacion sobre temas de fantasia, terror, ciencia ficcion, ocultismo, musica, cine...

El famoso libro Necronomicon, es un libro ficticio creado, por uno de los maestros de la literatura de terror y ciencia ficcion Howard Philips Lovecraft, en el libro se describian todas aquellas formulas, que fueron olvidadas, y que permitian contactar con unas entidades sobrenaturales, de un inmenso poder, tambien poseia multitud de rituales, como resucitar a los muertos, viajar a las dimensiones donde habitaban estos seres sobrenaturales, etc...


Ahora sobre "los libros terribles y prohibidos", me fuerzan a decir que la mayoría de ellos son puramente imaginarios. Nunca existió ningún Abdul Alhazred o el Necronomicón, porque inventé estos nombres yo mismo. Luwdig Prinn fue ideado por Robert Bloch y su De Vermis Mysteriis, mientras que el Libro de Eibon es una invención de Clark Ashton Smith. Robert E. Howard debe responder de Friedrich von Junzt y su Unaussprechlichen Kulten.... En cuanto a libros escritos en serio sobre temas oscuros, ocultos, y supernaturales, en realidad no son muchos. Esto se debe a que es más divertido inventar trabajos míticos como el Necronomicón y el Libro de Eibon.[1]

De hecho, el famoso árabe loco Abdul Alhazred no es más que un apodo que él mismo se puso en la infancia, inspirado en la reciente lectura de Las mil y una noches (Alhazred = all has read, el que lo ha leído todo).

Lovecraft logró hacer un excelente engaño al dar presuntos datos respecto al Necronomicón. Por ejemplo, señalaba que quedaban muy pocos ejemplares de tal libro "prohibido" y "peligroso". En el cuento "El horror de Dunwich" se ubican ejemplares en la Universidad de Buenos Aires, en la Biblioteca de Widener de Harvard, la Biblioteca Nacional de París, en el Museo Británico y en la inexistente Universidad de Miskatonic en la ciudad de Arkham (que aparece repetidamente en los cuentos de Lovecraft). Tanto es así que muchos creen efectivamente en la existencia de tal libro y se han dado casos de sujetos estafados al comprar los supuestos "originales" del Necronomicón.

Sin lugar a dudas, este libro tiene la fama de dar pie a las más grandes confusiones. Se pueden encontrar páginas en internet que pretenden desvelar sus misterios y hasta lugares donde se ofrece a la venta. Es frecuente que se cometan estafas, ofreciendo "ejemplares del Necronomicón" réplicas de grimorios medievales.


August Derleth cuenta en su artículo "The Making of a Hoax" cómo en la publicación "Antiquarian Bookman" aparece un anuncio, en 1962, que dice:
Alhazred, Abdul. Necronomicón, España 1647. Encuadernado en piel algo arañada descolorida, por lo demás buen estado. Numerosísimos grabaditos madera signos y símbolos místicos. Parece tratado (en latín) de Magia Ceremonial. Ex libris. Sello en guardas indica procede de Biblioteca Universidad Miskatonic. Mejor postor.

En el mismo artículo se cuenta que una vez un estudiante gastó la broma de incluir su ficha en el registro de la Biblioteca General de la Universidad de California, en la sección BL 430, dedicada a las religiones primitivas.[4] Así el Necronomicón fue pedido insistentemente (incluso por profesores). Se dice que Jorge Luis Borges creó una ficha sobre el mismo en la Biblioteca Nacional de Argentina, así como que en el catálogo de la Biblioteca de Santander (España) aparecía también una versión latina del libro.

Numerosos escritores y artistas han intentado hacer realidad esta ficción, con lo que se han publicado muchos libros con este título. Normalmente se procura mantener el misterio y en el mismo libro no se incluyen aclaraciones explicando que es falso. Algunos de estos necronomicones son simples listados de los primigenios más conocidos, junto a símbolos y oraciones sin significado imitando burdamente el estilo de Lovecraft, pero existen también algunos muy cuidados, valiosos y dignos de colección. Por problemas de derechos de autor, algunos de ellos no contienen las frases que Lovecraft inventó como citas del Necronomicón en sus relatos.

El extraordinario dibujante H. R. Giger publicó una recopilación de sus dibujos bajo el título Giger's Necronomicon, en dos volúmenes, en una edición muy cuidada pensada para coleccionistas (encuadernados en piel negra, 666 ejemplares, con un holograma escondido). La editorial española La factoría de ideas ha publicado también con este título un libro de relatos escritos por seguidores de Lovecraft. Cabe destacar el necronomicón de Donald Tyson (publicado en 2004 por Edaf), escrito como la biografía en primera persona de Abdul Alhazred, siguiendo el estilo literario de los escritores árabes, y que recoge y explica todos los mitos y ciudades que aparecen en los relatos de Lovecraft, incluyendo la explicación del origen del mundo con el estilo trágico de Lovecraft.

Referencias cinematográficas

  • La Novena Puerta: en la película La Novena Puerta, de Roman Polanski y protagonizada por Johnny Depp, el libro que en la película aparece "De Umbrarum Regni Novem Portis" está supuestamente inspirado en el Necronomicón, y también se afirma que el Demonio es el autor del Necronomicón. La película esta basada en la novela del escritor español, Arturo Pérez-Reverte, titulada "El club Dumas".
  • The Evil Dead una cinta de terror (humor negro), dirigida por Sam Raimi y protagonizada por el actor Bruce Campbell. La trama se desarrolla con unos jóvenes que encuentran un extraño libro, que resulta ser el "Libro de los Muertos" y que está encuadernado en piel humana, escrito con sangre y sus páginas contienen fórmulas y rituales para devolver a la vida una serie de entidades malignas. En las secuelas de la película: Terroríficamente Muertos y El Ejército de las Tinieblas sigue teniendo gran relevancia el Necronomicón.
  • Necronomicón: La película consta de varias historias cortas inspiradas en el universo de Lovecraft, donde los relatos son leídos del propio libro.


SUBIR

 


C1


SUBIR